Ayuno intermitente

1979541_10152774769792347_6698214455500194678_n

Buenas tardes, hoy nuestro trainer Juan Antonio García Montiel (https://www.facebook.com/JuanAntonioGarciaMontiel) os ofrece un post muy interesante acerca del tema nutricional de moda: ayuno intermitente. No os perdáis esta información ya que parece que está ofreciendo fantásticos resultados.

¿Os imagináis dejar de comer voluntariamente durante 24 horas cada “X” tiempo? Seguramente si se lo contáis a cualquier amigo o conocido os dirá que estáis locos, que os vais a marear, que vais a catabolizar, y un largo etcétera de comentarios absurdos en torno a un tema que es muy serio y que, al contrario de lo que muchos piensan, ofrece unos tremendos beneficios sobre la salud y sobre la mejora del rendimiento físico.

Tal como reflejan algunos estudios sobre los que fundamento este breve artículo, algunos de los destacables beneficios del ayuno intermitente serían:

– Mejora de la síntesis de proteína postejercicio a nivel muscular.
– Aumento de la proporción de partículas de colesterol LDL.
– Mejor absorción de la glucosa sin efecto negativo sobre los niveles de insulina.

Entonces, ¿por qué el ayuno tiene tan mala reputación en el mundo del wellness?
Parece claro que no es la mejor estrategia para la industria alimentaria, ya que supondría una importante reducción de beneficios en caso de que todo el mundo lo llevara a cabo. Así pues, no serán ellos quienes apoyen el desarrollo de estudios científicos sobre el ayuno.

A pesar de ello, si somos objetivos en nuestra forma de pensar y plantearnos el aspecto alimenticio, debemos ceñirnos a las conclusiones de los estudios científicos serios llevados a cabo hasta el día de hoy, los cuales nos muestran multitud de beneficios si llevamos a cabo ayunos intermitentes. No obstante, no es una receta universal, sino que tendremos que ponernos en manos de un profesional que sepa planificar e incluir esta estrategia nutricional en nuestra planificación, con el objetivo final de optimizar nuestra salud y nuestro rendimiento.

Fuentes:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20720176
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20880415
http://ajcn.nutrition.org/content/86/1/7.full


Juan Antonio García Montiel

red-417101_1280