EL EFECTO “GUARDA CALORÍAS”

jps

Todos conocemos a personas que, a pesar de comer poco y seguir dietas bajas en calorías, engordan o no consiguen adelgazar. Pues bien, tenemos que saber que lo que hacemos con nuestra vida también hace que consumamos calorías de forma diferente:

– El estrés: es uno de los agentes más dañinos a la hora de adelgazar; el estrés libera la hormona cortisol, entre sus acciones está la de degradar la masa muscular y disminuir el metabolismo favoreciendo la acumulación de grasas extra. Se trata de un mecanismo defensivo heredado de las antiguas épocas de hambruna que soportaron nuestros antepasados: en épocas de estrés (por frío, hambre, falta de comida en el entorno,…) es mejor guardar grasa de reserva para sobrevivir.

– La falta de sueño: muchas investigaciones demuestran que las personas que no duermen bien o suficiente tienen problemas para mantener el peso y adelgazar.

– No mantener la masa muscular: a partir de los 35 años se pierde masa muscular sino se hace nada para evitarlo. Cuanta menos masa muscular tienes, menor es tu consumo de oxígeno y menos calorías necesitas al día para mantenerte.

– Pasar hambre o no comer lo suficiente: hay personas que malviven con un desayuno insuficiente y dos pequeñas comidas al día para adelgazar; es importante hacer cinco comidas al día para quemar más calorías y mantener el metabolismo activo, evitando acumular grasas, ya que al pasar hambre entre horas se pueden alterar los niveles de insulina y glucosa en sangre, favoreciendo la acumulación de grasas extra.

Todos estos factores harán que que no puedas alcanzar tus objetivos de perdida de peso y tonificación muscular. Con la asesoría de un entrenador personal, te guiara en los pasos a seguir para alcanzar tus metas deseadas.

jps