Tipos de pisada.

hdffnd

Como bien sabe todo el mundo, existen tres tipos de pisadas. Estos tres tipos están muy presentes en todos los runners, ya que conocer su pisada puede evitar muchas lesiones y mejorar sus tiempos de carrera.

¿Y tu, conoces como es tu pisada?

Pie neutro

El pie neutro, también conocido como pie universal o pie normal, es aquel que no suele ejercer movimiento ni hacia dentro ni hacia fuera cuando pisa. Cuando una persona tiene un pie neutro, camina como si tuviera un desplazamiento lineal, ya que tanto el primer impacto al pisar (en el talón), como el segundo de apoyo, se hacen en una especie de línea recta virtual. Las rotulas están alineadas hacia el frente y no hay desplazamiento de las rodillas. Todas las zapatillas que podemos encontrar en tienda de calzado, usa plantilla de pie neutro o universal.

Pie pronador

Un gran porcentaje de los corredores tiene un pie pronador, aunque esto es un efecto fisiológico que hace el propio pie para adaptarse a los diferentes tipos de terreno y así evitar lesiones.

La pronación hace que el pie se incline hacia su zona interna en el momento de caminar. No se considera un problema muy grave salvo que la pronación sea muy exagerada, por lo que se deberá acudir a un especialista para que recomiende unas plantillas correctoras.

Pie supinador

Por su parte, el pie supinador realiza el efecto contrario al pie pronador, es decir, de manera natural no lleva a cabo, o apenas lo hace, ese giro hacia el interior para salvar obstáculos del terreno, por lo que el pie apoya principalmente por su parte externa.

El hecho de que la parte externa del talón de las zapatillas esté desgastado no es motivo suficiente para pensar que tenemos un pie supinador, puesto que el auténtico pie supinador apoya todo el lateral externo (no sólo el talón), con lo que el desgaste de la suela de la zapatilla debería ser a lo largo. Este matiz hace que el porcentaje de personas que tienen un pie supinador sea muy bajo, y se estima que tan sólo el 10% de las personas lo tienen.

 Trucos para detectar la pisada.

– Apoyo de los pies: Si sobre una zona plana y lisa vemos que nuestros pies se desplazan hacia dentro o fuera del mismo podremos ver si somos pronadores o supinadores.

– Rotulas: Si al apoyar el pie, la rótula gira hacia adentro entonces lo más probable es que seas pronador. Si la rótula gira hacia afuera, eres supinador.

– Dolores musculares o articulares: Entre las dolencias más comunes de los dos tipos de pisada cabe destacar la deformidad del juanete o el dolor bajo los dedos de los pies, incluso en los talones o las rodillas. También pueden aparecer dolores en las rodillas y en la región lumbar. Si detectas alguna de estas molestias, acude a tu podólogo.

hdffnd